Seguidores

viernes, 21 de agosto de 2015

Caperucita



Hola abuelita.
Hola Caperucita, pasá, pasá.
Te traje estas tortas hechas con frutas que te manda mamá para que comas y pronto te pongas bien.
Ah, bueno, dejala sobre aquella mesa y vení. Acercate a la cama. Sentate, sentate al lado mío.
Te veo rara abuelita, que orejas tan grandes que tenés.
Son para escucharte mejor…Caperucita.
Y que ojos tan grandes también.
Son para verte mejor…
Y que boca tan grande abuelita.
Bueno, bueno, olvidemos esas cosas ahora…¿Cuántos años tenés Caperucita?
Hay abuela, pero si sabés. Tengo diez.
Porque no te sacás la caperuza, te veo incómoda.
No, pero no estoy incómoda. Me gusta mi caperuza.
Pero sacatelá igual…por favor.
Bueno, está bien.
Ves, así puedo ver tu hermoso pelo negro y brilloso, se lo ve tan suave ¿Puedo acariciarlo?
Bueno, sí. Pero abuelita ¿Por qué me decís esas cosas?
Porque ya no sos una niña. Sos una señorita.
Pero vos y mamá siempre me dijeron que soy una nena. Abuelita tenés un aliento tan fuerte y que pongas tu boca tan cerca de mi cuello me asusta.
No tenés que tener miedo de mí, putita.
¿Cómo?
Que no te asustes, Caperucita. Soy tu abuela ¿o no?
Sí, pero me estás asustando un poco.
Que piernas gorditas, dejame que las acaricie.
Sacate la blusa. Quiero ver como estás creciendo.
¡Basta, abuelita!
Cortala con lo de abuelita, perra.
No, dejame, vos no sos mi abuelita.
Tirate en la cama…así.
¡Dejame bestia! Me estás rompiendo la ropa.
Te voy a dar lo que te gusta, guachita.
Salí…tu baba me está mojando la cara.
Esto te va a gustar.
¡Nooo…aaayy!
¡agf..agf…agf!
Me lastimaste, maldito.
¡agf…agf…agf!
¡Feo, sucio, monstruo!
¡aaaaaaagfff! Te di lo que te merecías pendeja de mierda. ¡Rajá…andate puta, y no se lo digas a nadie, asquerosa.
¡Asco, asco, asco! ¡Quiero morir, que la muerte me lleve! ¡Ascooo!

lunes, 17 de agosto de 2015

Disculpen queridos amigos por mis escasas visitas a sus páginas pero me encuentro preparando un final de Literatura Española y el tiempo escasea. Aprovecho para invitarlos a visitar mi otro blog el-punto-cero.blogspot.com.ar donde publiqué un pequeño artículo sobre Jarrapellejos de Felipe Trigo y su relación con el sanitarismo.