Seguidores

domingo, 19 de abril de 2015

Sensaciones

Cuando observo a la gente de mi barrio, me transcurren un montón de sensaciones. Te cuento:
Por una parte, noto un escenario deprimente de un conglomerado que transita sin sueños por la calle. Madres que llevan a la rastra a sus hijos pequeños insultándolos porque no se apuran. – Caminá pendejo, la puta que te parió – y uno piensa (uno no me dijeron en terapia, es despersonificar) entonces yo pienso “Y bueno, si vos lo decís, vos sabrás. La puta que te parió entonces pendejo.”
También me cruzo con adolescentes que se dirigen a otros con vocativos felinos - ¡Eh, gato! - - ¡Dale, gato! - - ¡Rescatate, gato! - .
Averigüe que significa gato y me contaron que en la jerga carcelaria es aquel que sirve a otros presos: limpia, lava y “otras cositas”.
Entonces me pregunto ¿Qué nos está pasando? ¿Por qué “vivir el día” se ha convertido solo en “vivir al día”, cuando no hay mañana y el pasado mejor olvidarlo?

En ese momento, me cruzo con ese vecino solidario, el que está siempre dispuesto a ayudarte, el que te alienta, el que luce como una flor blanca de loto en medio de un pantano. Entonces respiro una bocanada de aire puro y eso me reconforta. Sé que con uno hay esperanza, todo puede cambiar. El vecino genera empatía y encuentro que hay otros como él ¿Qué hago yo? Bueno, esa respuesta mejor la dejo para otra historia.

miércoles, 1 de abril de 2015

Felipe Guaman Poma de Ayala, muchos años antes de que se iniciara la gesta emancipadora americana, a través de su Nueva Corónica y Buen Gobierno un desprendimiento tanto político como epistémico de la realidad continental. En "Quemaremos todas las naves" hago un análisis de esta cuestión. Te invito a recorrerlo.