Seguidores

martes, 24 de marzo de 2015

Sombra

Siento que mi sombra me recorre
de pies a cabeza, buscando un poco de cuerpo
pero algo se le pierde
en su solidez etérea.

¿Será que algo de mi ímpetu
la flagela y no la deja recorrerme?
¿O es que soy dueño de mis fantasmas
y eso un poquito la cohíbe?

Entonces se va,
prefiere no permanecer cerca de mí
y ese es el instante que me aterra,
pues un hombre de bien
no puede vivir sin sombra.

Es por eso que nos ponemos de acuerdo:
yo mantengo mi cuerpo
para hacer las cosas que hacen todos los cuerpos
y ella busca un haz de luz para aparecer en el suelo o las paredes.
Eso sí,
siempre le consulto adonde ir,
no sea cosa que uno de los dos desaparezca.

3 comentarios:

  1. Si falta alguno de los dos... mal asunto.

    ResponderEliminar
  2. Siempre me ha intrigado saber si de sombras hay tantas como cuerpos, o únicamente una sola que se desglosa a razón de los volúmenes que la requieren.... Intrigante.

    ResponderEliminar
  3. Una sombra amistosa te acompañara hasta la muerte, un abrazo feliz!

    ResponderEliminar