Seguidores

lunes, 30 de marzo de 2015

Jueves

A las madres de la Plaza de Mayo



Por la ventana, el sol reflejaba luces azules y rojizas que caían sobre la mesa, donde ellos almorzaban casi en silencio.
La televisión rompía un poco la monotonía al recordar aquellos cuadros que ya no estaban en la pared.
En sus bocados pequeños, había recuerdos:
las borras de café
                        las puertas derrumbadas
                                   y por supuesto, Nacho.

Era jueves, se hacía tarde
ella le dio un beso
                        tomó su pañuelo

                                                           y se fue.

8 comentarios:

  1. Toda una escena bien delineada y una despedida abierta para el lector.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  2. Hermosas palabras para una terrible realidad.
    Desgraciadamente, las heridas de aquella década violenta que tuvieron que
    vivir en ese querido país siguen vivas, y esos trágicos sucesos,
    que seguirán viviendo en la memoria todos los argentinos.

    Barbaridades que se cometen con la mayor impunidad.

    Besos Claudio.

    ResponderEliminar
  3. Transnites sensaciones y sentimientos a través de las palabras.
    Es la prueba de que que se puede decir mucho con pocas palabras.

    Un abrazo de luz ✴
    Gracias por tu huella en Isla de luz

    ResponderEliminar
  4. Por mucho que la rutina se apodere del vivir, no se puede volver a vivir de la misma manera cuando late una ausencia dolorosa...
    Cuántas injusticias comete el ser humano.
    :(
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  5. Paso y te agradezco tu visita. Me quedo por aquí leyéndote. Un abrazo !

    ResponderEliminar
  6. Por desgracia las injusticias nunca se acabarán.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Por desgracia las injusticias nunca se acabarán.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar