Seguidores

miércoles, 21 de marzo de 2012

Guernica

Ojo incandescente que observas la muerte de cerca
¿Por qué permites tanto tormento cercano a tu mirada?
¿Será qué eres socio de la muerte oscura y disfrutas iluminando tanto desengaño?
La madre que ya no es (que poco tiempo de júbilo sombrío) llora a su lactante
Que ya no endulzará sus senos repletos (ahora de suplicio)
El grito es puro grito y la sangre no deja fluir la sangre misma
La miseria llora, bufa, relincha y tú, ojo, solo observas
Como cae el hombre,
Como grita el hombre,
Como muere el hombre.

Guernica es fuego, dolor y muerte,
los cinco jinetes recorren libremente su poblado
y se regocijan pisoteando vidas
y el llanto y oprobio reclaman la justicia que no llega
ni siquiera hoy después de tantos años.

6 comentarios:

  1. Qué terrible suena,sobre todo porque sucesos como este que narras poeticamente,ocurren todos los días en demasía,para desgracia del "ser humano"
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. La justicia pocas veces llega algunos lugares, sobre todo si no son de privilegios.
    Es una terrible desgracia la que se padece por culpa de los mismos de siempre.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Esto de la justicia... por algo se dice que es ciega.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  4. Esta justicia histórica está ciega...

    Besos, Claudio.

    ResponderEliminar
  5. Los malditos fascistas disfrutaron con el exterminio aéreo.

    ResponderEliminar
  6. El fascismo presentó al mundo su obra maestra,colgando en las paredes de la civilización, un cuadro que jamás será descolgado, ni se borrará de la memoria de los hombres.

    Cuanto tiempo Claudio...Pero en realidad este post, no lo había visto.
    Me alegra "verte" de nuevo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar