Seguidores

jueves, 15 de marzo de 2012

El espejo

Te miras en el espejo, buscando tus ojos
y ellos se ven en un reflejo de sombras verdes
te ves sensual y a tu cuerpo le gusta verse, encontrarse a si mismo.
El es tu juguete entre globos y guirnaldas
muñeco ansioso escrutando alguna mirada ávida
que desee jugar sin tener límites,
como tampoco lo tiene el amor que buscas
con tu mirada puesta en el espejo.
Quieres que allí se refleje el hombre que te ame,
que te haga arder en el deseo
pero ese hombre no aparece reflejado.
tal vez si miraras de frente, cristalina,
y no a través de la mirada de mujer enmarcada
podrías ver más allá de los límites del espejo
porque a los hombres no nos gustan (te cuento este secreto)
los cuerpos reflejados en cristales
sino los que irradien su propia luz en carne y hueso.

6 comentarios:

  1. ahh querido Claudio, y es que el espejo es un mundo infinito de posibilidades , lo relativo se hace patente dependiendo del ángulo que se visualice

    hermoso poema
    besitos y luz

    ResponderEliminar
  2. A veces, tal vez a veces buscamos algo en el espejo que solo podemos encontrar en otros ojos. (Bueno es saber que no os gustan los cuerpos reflejados)

    Besitos.

    ResponderEliminar
  3. Que reviente todo y en las esquirlas reconocernos.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. bellos y profundos versos nos regalas querido y admirado poeta , besinos miles con todo mi cariño y gratitud por hacernos el honor de ser testigos de ellos.

    ResponderEliminar
  5. A las mujeres tampoco nos gustan esos reflejos de nadie...

    Besos, Claudio.

    ResponderEliminar