Seguidores

martes, 4 de octubre de 2011

Un día en el manicomio

No sabe doctor lo feliz que me hace salir de alta después de diez años de internación, cuanto tiempo hace que espero este momento.

Siento que cada uno de ustedes, los médicos, psicólogos, psiquiatras, enfermeros, empleados y pacientes son como de mi familia; por lo que le puedo asegurar que los llevaré a todos en mi corazón.

Me siento feliz, muy feliz, de haber superado “el problemita” que me llevó a esta estadía en este maravilloso lugar en el que me llevo de recuerdo dos Napoleón, tres San Martín e incluso a un inolvidable Dios; que demostró no ser tal pues murió cuando el loco caníbal se lo devorara casi completito.

El loco caníbal, simpático el muchacho. Si no fuera por ese pequeño defecto hubiera logrado mucho en su vida, pero que le vamos a hacer, así son las cosas.

Doctor, cuanto le agradezco todo, las píldoras que me hacían dormir largas horas todos los días, las sesiones de electroshock que me tranquilizaban bastante. Reconozco que a veces me portaba mal y los enfermeros me golpeaban bajo la ducha para que no me quedaran marcas por si algún familiar me venía a visitar, entonces los empleados de la recepción, por las dudas, le decían que en el día de la fecha no podrían verme pues el tratamiento así lo exigía; a todos ellos también les agradezco.

Pero ahora, a disfrutar de la naturaleza, aprendí a escuchar el trinar de pájaros que antes me pasaban inadvertidos, a comprender que lo urgente muchas veces no es lo importante, a vivir acorde a mis sentimientos y de poder expresar todo aquello que siento con tranquilidad y con las palabras precisas.

Doctor, si no le parece mal me voy a despedir, ya que tengo cierta urgencia en irme ¿Tiene algo para decirme?

-…

No me quiere hablar, bueno, es lógico su enojo, a nadie le gusta que lo degüellen y le corten una de sus piernas para comérsela, pero ese sabor dulzón de la carne humana es irresistible, le recomiendo que alguna vez la pruebe. Adiós.

17 comentarios:

  1. :)
    Reincidente el tipo eh?
    Aún le falta, aún...
    Besos.
    Muy buen relato, Claudio.

    ResponderEliminar
  2. JAJAJAJA, MUY ORIGINAL TEXTO.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  3. Que divertida entrada la que nos dejas hoy Claudio, jaja, gracias por hacerme reir un rato, muy buen texto.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. ¡¡Qué barbaridad!! Además de loco, ciego el pobre hombre. No se daba cuenta de nada.

    Saludos Claudio, Que horrible carnicería.

    Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  5. Uyyyy, me acordè de Hannibal Lecter.....jajajaja

    Cariños.

    ResponderEliminar
  6. Jap! El tipo no hay estadía que pueda con el, en realidad el puede con todo, pero al menos es agradecido. ;)

    Un beso!

    ResponderEliminar
  7. La verdad que me esperaba un final poco feliz para el doctor..., pero reconozco que no esperaba que fuera tan radical el asunto.
    ¿Sigue suelto el tipo por aquí?

    Besitos.

    ResponderEliminar
  8. FELICITACIONES CLAUDIO!!!
    es un relato genial
    super divertido y fresco
    que buena veta la del humor, no siempre es frecuente encontrarla en blogs dedicados a la literatura, por lo general son más serios , demasiado serios jajaja

    besitos y feliz jueves

    ResponderEliminar
  9. Hola Claudio

    Espero que estés muy bien...me encanto leerte.
    saludos

    ResponderEliminar
  10. Claudio, buen texto. Un loco mas en el manicomio. Quiza eso se merecia el docotor. Besos, cuidate.

    ResponderEliminar
  11. Hola Clau!!...Espectacular autobiografía..jua

    ResponderEliminar
  12. Esta Noche voy a cenar a tu casa ¿Tenés sal?

    ResponderEliminar
  13. ¡¡Buenisimo!!

    Te pasate, me encantó.

    Ale

    ResponderEliminar
  14. Vaya.. prefiero tus poemas...

    esta de canivales... ummm

    me pone los pelillos de punta..

    Besos

    ResponderEliminar
  15. hola Claudio,
    muy perverso el loco. Habrá sido una dulce venganza?? Me recuerda la película "Das Schweigen der Lämmer! con Anthony Hopkins que hace el papel de Hannibal Lecter.

    un abrazo^^

    ResponderEliminar