Seguidores

miércoles, 19 de octubre de 2011

Las señoritas de Avignon

(Sobre la obra de Pablo Picasso)

Las señoritas de Avignon

exiben sus cuerpos desnudos y deseosos

entre tules de sexo,

cuerpos envidiosos de si mismos

demuestran su belleza

en sus senos sedientos

en sus cinturas altivas

en sus fibras vivientes.


Las señoritas de Avignon

se mofan de nosotros

que las vemos en la tela

pues nuestros ojos incompetentes

solo nos permite verlas

en un vouyerismo culto.

21 comentarios:

  1. Muy bueno.

    ¿Nos verán, se reíran de nosotros? No me asombraría que la magía del maestro les hubiera dado vida, plasmada y escondida en sus cuerpos,burlandose de nuestra curiosidad por verlas en la tela.

    Ale

    ResponderEliminar
  2. La obra observando a los observadores,riéndose tal vez ante su ignorancia.
    ¿Cómo saber si en el ambiente exacto,en el momento justo en el que el autor las atrapó, eran lo que parecían, sentían lo que aparentaban, mostraban lo que aparece?
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. No se si se reiran de nosotros, pero no siempre es lo que parece o lo que se aparenta.

    Un fuerte abrazo mi estimado Claudio.

    ResponderEliminar
  4. ARTE + ARTE. TREMENDA INSPIRACIÓN!!!!
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  5. me gustó mucho pero que mucho más tu poema que el cuadro, sorry , pero picasso no es mi pintor preferido ,dalí sí

    abrazo grande y feliz viernes

    ResponderEliminar
  6. Impecable poema. Magnífica inspiración. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Un punto de vista muy lúcido, pienso. Se deben reir, además, de los que piensan que son francesas...

    ResponderEliminar
  8. la risa suele ser signo de pícara invitación, y las damas sabían de seducción, como el Maestro..
    saludos querido Claudio

    ResponderEliminar
  9. ya me provoco ver el cuadro otra vez.

    ResponderEliminar
  10. Mea culpa.

    ¡Enhorabuena por tan buen poema, cariño!

    ResponderEliminar
  11. hola Claudio,
    el cuadro no lo puedo visualizar desde mi pc, pero se a qué cuadro te refieres. Curvas bien trazadas. Si nuestra mente nos ayuda o nos inspiramos, vemos la belleza de cada cuerpo.
    Pero el poema me gustó mucho más. Una buena combinación.

    un abrazo carinoso^^

    ResponderEliminar
  12. ¡¡Pues que se rían!! Que reírse es muy sano y así la vida no se les hace tan monótona.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  13. :)
    Ellas con sus pícaras formas y tu con tu ferviente sensualidad y picardía habéis coronado el cuadro.
    Besos, Claudio.

    ResponderEliminar
  14. y tú con tu ferviente...;) quise escribir.

    ResponderEliminar
  15. A mi también me han dado ganas de ver el cuadro.
    Mientras vuelvo a leer tu poema.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  16. muchas gracias Claudio por volver a mi rincón
    ten una semana preciosa llenita de amor y energía
    abrazooo

    ResponderEliminar
  17. El cuadro muy sensual ,y tú lo describes muy bien...
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  18. Y allí siguen ellas ajenas al paso del tiempo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  19. Pena tener que esforzar la memoria en rememorar el cuadro, pues tus versos incitan a imaginar.
    He leido tus tres últimas entradas y he de confesar que aún siendo muy distintas me han gustado.
    Volveré.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  20. Las señoritas de Avignon cobraron vida con tus letras Claudio.

    Cariños.

    ResponderEliminar
  21. Vaya, buena perspectiva de interpretación. Como cuando un personaje se vuelve independiente y rechaza ser manejado al antojo del lector.

    Saludos

    ResponderEliminar