Seguidores

sábado, 24 de septiembre de 2011

Llegar al fondo




¿cómo escribir un poema
que hable de llegar al fondo y no llegar al fondo
que no se trate de fosas / de muertos o de tristes
que no pretenda salir del fondo antes de llegar
y no quedar inmerso en el abismo?

Era un néctar exquisitamente mortal. Allí estaba mi tentación. Sobre la mesa, una bolsa y toda a mi disposición, nadie había, nadie me vería, nadie se enteraría. Tome la tarjeta de mi billetera, abrí la bolsa y tomé una pequeña cantidad, la suficiente para sentirme bien. Detrás de ella vino una segunda y luego otra vez y otra.

Blanco mármol, blanco nieve, piso y paredes blancas.

Quiero más y más y no puedo parar ¿Qué vendrá después? Solo depresión, solo tristeza. Ella me hacía sentir bien y bailo, solo, con mis muertos, conmigo mismo. Giro y giro sin necesidad de música. Me río y lloro sin saber bien porque. Otra raya.

El mundo también gira y gira ¿Reirá y llorará también? No, solo ríe.

Soy un buen pibe ¿Por qué me pasa esto? Ya no bailo, todo baila menos yo. Un buen pibe, de que sirve eso ahora, ni eso ni nada. Estoy mareado y casi no puedo respirar. Me muevo a los tumbos por la habitación. Siento que todo se achica. Ni siquiera puedo alcanzar la bolsa. Quiero más. Aspiro más. Caigo.

Chupetines-escuela primaria-bolitas y figuritas-adolescencia-primer beso-el secundario-sexo-esto que me mata-el calabozo-Érica-la internación-más de esto-esta habitación-la bolsa-mi baile- mi risa y llanto y  la caída.








15 comentarios:

  1. Cuando tenìa 20 años leì "Flash" la novela de Charles Duchaussois y recuerdo que me habìa impresionado por lo cruda y testimonial.

    Hoy los caminos a Katmandù, estàn a la vuelta de la esquina...hay que estar atentos.

    En ocasiones para salir a flote hay que tocar fondo.

    Buen relato.

    Besos primaverales.

    ResponderEliminar
  2. Genial. Me ha encantado tu forma de contar algo tan trágico como la caída de un hombre.

    ResponderEliminar
  3. solo un sublime escritor y poeta como tu puede reflejar en letras el drama del desmoronamiento del espíritu de un hombre. Muchos besinos de esta amiga admiradora que te desea con cariño feliz tarde de domingo.

    ResponderEliminar
  4. Lastima que muchos no vuelven, pero lo mas triste. Que las señales nadie las (quiere) ver. Y después sufren todos, y las culpas...
    Excelente testimonial.

    Un beso Claudio!

    ResponderEliminar
  5. me gusta la intensidad de las tres últimas líneas, como que encierran todo el poema.

    ResponderEliminar
  6. Não existem receitas para escrever poemas.... nem para viver.
    Muito intenso e bonito!
    Boa noite e feliz semana amigo!
    Carla

    ResponderEliminar
  7. ¡Muchísimas gracias por tu felicitación en mi cumpleaños, cariño!
    Recibe toda la luz de mi corazón para ti :D

    ResponderEliminar
  8. Mala elección, demasiado sufrimiento en ese baile, cuando él cae todo su entorno llora por esa caída casi siempre sin retorno.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  9. He visto el derrumbe de mucha gente.
    Hay que huir de ahí.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. cuántos hemos ido en la cresta de ola y por nada caemos, todos sin excepción en lo personal y en lo colectivo, claro que los porrazos de los famosillos se notan más

    Abrazo y buena semana

    ResponderEliminar
  11. Hay veces que hay tocar fondo para salir, no hay que tener tanto miedo..

    abajo y vuelta a empezar..

    los que no se caen nunca..

    no me gustan...

    Besos

    ResponderEliminar
  12. Claudio:
    Es un texto MUY duro, pero no por eso irreal. En verdad, la frase final es un cierre perfecto.

    Permitime cambiar de tema, pero tu comentario en relación con la extensión del miembro y la cantidad de seguidores me hizo mear de la risa. Te juro.
    Un abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
  13. tremendo, sin nombrarla se la reconoce.
    el placer que otorga es poderoso pero mínimo, lo que sigue es la agonía de querer vivir en ella.
    muy buen texto Claudio

    ResponderEliminar
  14. Todos tocamos fondo alguna vez, y hemos danzado con la vida en ese baile macabro en lo que todo gira y gira encontrando la náusea, pero ese instinto de supervivencia que llevamos dentro nos salva de la hecatombe...
    Besos, Claudio.

    ResponderEliminar
  15. Un duro tema que has planteado de manera brillante. Coincido con que ese final es contundente; tristemente contundente.
    Felicitaciones, Claudio!!! Y un beso grande!!!

    Y gracias por tu visita...

    ResponderEliminar