Seguidores

sábado, 13 de agosto de 2011

Sombra

No le tengo miedo a mi sombra

Aunque a veces ella camine sola

Y yo trate de alcanzarla

Porque aunque cueste creerlo

Que puede hacer un hombre sin sombra.

Ella es muda / vaga / oscura

Y a veces se fija en mi / que me detengo

Y apura su paso intentando perderse

De puro perversa que es

O quizá también de puro burlona.

Entonces, me pongo en marcha nuevamente

Y camino a su par y ella se enfada

Y se hace extensa por la vereda oportuna

O se pega en la pared

Intentando burlar mis pasos.

Muros y zaguanes saben de ella

Así también otros accidentes barriales

Yo también la conozco

Y de puro conocerla nomás

No la dejo ni a sol ni a si misma.

18 comentarios:

  1. Un bello cierre, Claudio.
    Aunque yo también me temo que sea una de las más gratas compañías que conozco, esa sombra que divaga y se hace una al compas de los sueños.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Me gustó mucho el cierre. Y claro, no la puedes dejar.

    Un fuerte abrazo Claudio.

    Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  3. Hola Claudio, bello poema a ella, la inseparable amiga, ella la que siempre camina conmigo. Besos, cuidate.

    ResponderEliminar
  4. bellos versos le dedica tu alma sensible y dulce de poeta a nuestra mejor amiga que nunca nos abandona,Un besin muy grande de esta amiga admiradora e infinitas gracias por concedernos el honor de deleitar nuestros sentidos con ellos.

    ResponderEliminar
  5. Es un poema muy original, muy bien escrito!
    los últimos versos son geniales!

    ResponderEliminar
  6. Ella nunca te traicionará.
    Bello poema, Claudio, bellísimo

    Un grato placer leerte

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. SIN QUERERLO, ELLA ES PARTE DE NUESTRA VIDA.
    EXCELENTE TEMA.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  8. Pela sombra que aprendemos a levar luz ao que faltamos para brilhar e ao Pai chegar.
    Lindo!!
    Minha internet só chegou agora, desde cedo estava fora do ar.
    Beijos,
    Carla

    ResponderEliminar
  9. Hola Claudio, lindas palabras a nuestra eterna compañera. Bellisimo todo lo que plasmas a travez de las letras. Gracias mil por tu visita en mi espacio...te estare siguiendo.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  10. Sabes ¿cuál es mi sombra?...la conciencia. La muy bandida siempre me persigue, a veces logro esquivarla y ocultarla tras una puerta; pero a la salida de mi arranque, allí me está esperando...
    Un abrazo, gracias por dejar tu huella en mi Blog, te sigo.

    ResponderEliminar
  11. Dices tanto, me llegas, yo perdí la mía una vez cuando me vine a otras aguas.

    Mil besos amigo VIVA LA POESÍA ...!

    ResponderEliminar
  12. ...Es que no somos nada sin nuestra sombra, ella es el fiel reflejo de que nos movemos. Precioso.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  13. el comienzo me trae reminiscencias de Yupanqui, que bien expresado el sentimiento de silencioso diálogo con uno mismo en esas divagaciones nocturnas deambulando por el viejo barrio, la eterna compañera, la sombra...
    muy bello, saludos querido amigo mio

    ResponderEliminar
  14. Hola, paso a saludar y dejarte un beso, cuidate mucho amigo.

    ResponderEliminar
  15. Me has hecho recordad al libro de Allende: "De amor y de sombra."

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  16. Yo aprecio mucho a la mía.
    Desde que nos conocimos siempre me ha sido fiel.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  17. ¡Ay la sombra...!

    A veces ni cuenta nos damos de que camina con nosotros,pero ahí está,haciéndose más evidente con la luz del sol, siendo nuestra fiel compañera.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  18. Acabo de darme cuenta de lo poco que sé de mi sombra y de lo mucho que tú sabes de la tuya. Y percibo que desconocer todo de ella es como no saber de mis rodillas o mis orejas.

    Trataré de remediarlo dándome una vuelta.

    ResponderEliminar