Seguidores

lunes, 15 de noviembre de 2010

Me atrevo a decirte

Me atrevo a decirte
que a veces te quiero
cuando recorro estas calles solitario
entonces se me ocurre:
si vos estuvieses acá
caminando a mi lado
conversaríamos de tantas cosas
que ahora no se me ocurren.

Me atrevo a decirte
que a veces siento un poquito de odio
como ahora, por ejemplo
que no estás a mi lado
conversando de todas esas cosas
que ahora no se me ocurren
pero si vos estuvieses acá,
seguro se me ocurrirían.

Me atrevo a decirte
otras tantas cosas
como por ejemplo
espero que llegues pronto
o ¿por qué te demorás tanto?
pero sigo esperando
a que llegues, y camines junto a mi
para darte mi corazóny atreverme a decir: te amo.

martes, 2 de noviembre de 2010

La cuerda floja

─ Hola.
─ Hola nene.
─ No me digas nene mamá, tengo treinta y dos años.
─ Bueno mi amor, se me escapa ¿Cuándo venís por casa?
─ No se mamá. A lo mejor el fin de semana.
─ ¿Estás muy ocupado ahora?
─ Entro en escena en cinco minutos.
─ Hay nene, cuando pienso en eso que hacés me angustio.
─ Pero mamá, estoy muy preparado.
─ Si, pero equilibrista…
─ Es mi profesión mamá, es de lo que vivo.
─ Si, ya sé, , pero podrías dedicarte a otra cosa. Tu padre soñó con que fueras médico.
─ Es lo que amo, mamá.
─ ¿Y está muy alta la cuerda?
─ Ocho metros mamá.
─ Hay! ¿Qué hago yo si te caes? Me costó mucho criarte, darte de comer, lavarte la ropa, educarte para que te mates por caminar por caminar por una piola.
─ No me voy a matar mamá.
─ Bueno, por ahí soy drástica. Pero te podés quebrar una pierna, o dos costillas. Mirá si terminás en una silla de ruedas para toda tu vida.
─ ¿Cómo me vas a decir esas cosas cuando estoy por entrar a escena?
─ Bueno nene, es que te amo. Decime ¿No podés usar un arnés?
─ No mamá, el espectáculo pierde calidad.
─ ¿Y si ponen una red abajo?
─ Tampoco mamá.
─ Para mi tendría que ser obligatorio. Sobre todo después que Gregorio Curt del Circo Chanday de Nueva York cayó de seis metros – dos menos que los tuyos – y se desnucó.
─ Pero mamá, se comprobó que Curt estaba alcoholizado y yo no tomo una gota.
─ Si pero la ley de gravedad es para todos.
─ Mamá, tengo que cortar.
─ Bueno nene, yo llamaba para desearte que tengas una excelente función.
─ Gracias mamá. Chau.
─ Chau.




-