Seguidores

domingo, 19 de septiembre de 2010

Ojos de gata

Ella era una mujer extraordinaria, diferente de todas las mujeres que conocí. Miraba profundo con sus ojos de gata y parecía desnudarme con su mirada; y cuando yo me desnudaba frente a ella por mi propia voluntad parecía arrancarme la piel para guardarla como amuleto en su cartera.
Esa mujer cierto día desapareció. Creo que se la llevó el viento sur o algo parecido, la busque por todos los rincones, pregunté a los vecinos y nada ni nadie supo darme información sobre su paradero. Juro en este caso que agoté todos los esfuerzos para encontrarla sin tener ninguna novedad, hasta que al fin desistí de la busqueda, pues una mujer con ojos de gata no puede durar mucho en la vida de un hombre, principalmente después de haber arrancado hasta el último pedazo de piel para llevarlo en su cartera.

8 comentarios:

  1. No tengo palabras para describirlo porque simplemente me ha encantado! Gracias por tu comentario, gracias a él he podido encontrar tu blog. Y ya tienes una nueva seguidora! muy buena entrada, me voy a ir pasando para leerte!

    Besos y que tengas un buen día.:)

    ResponderEliminar
  2. Hermoso texto. Esas miradas que nos marcan como cicatrices de viejos amores.

    Au revoire

    ResponderEliminar
  3. Y sin embargo las gatas suelen volver donde estuvieron a su aire. Vuelven y se quedan el tiempo que ellas quieren.

    No se puede sujetar el corazón de una gata.

    ResponderEliminar
  4. “quien se va sin que lo echen, vuelve sin que lo llamen”
    si ha arrancado la piel, que no pueda arrancar el corazón

    saludos

    ResponderEliminar
  5. Ja, ja, ja...

    Me encantó.. sobre todo el que sinceramente no parece que le doliera mucho que se llevara su piel en su cartera...

    ... quizás dío a cambio algo mucho mejor...

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Gracias a todos por sus comentarios. Muy gratificantes.

    ResponderEliminar
  7. ...Estará esperando a que se te regenere de nuevo la piel, para volver a arrancártela. De todos modos las mujeres con ojos de gato no son mucho de fiar...

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. ¡¡Muy bueno!!

    Así se escribe, con ese misterio que hasta el final no imaginas y en la última frase te deja con una exclamación de asombro.
    Te digo así se escribe, porque es como me gustan los cuentos, un tan tan.... final.


    Un cariño.

    ResponderEliminar