Seguidores

lunes, 15 de febrero de 2010

Desaparecido

El verde, el fuego
y la capucha
se llevaron al digno.
Le vendaron los ojos
mas estos seguían viendo
más allá de lo permitido,
le ataron las manos
pero siguió empuñando
una esperanza,
y aunque quisieron matarlo
lo vivieron,
pues sigue presente
en cada pañuelo blanco.

2 comentarios:

  1. Porque jamás y nunca ...
    se olvida, lo que vivimos y sufrimos...
    Y nunca se olvida, lo que añoramos y amamos...
    Y nunca se olvida, a un@ desaparecid@...

    Conmovedor es tu poema...
    Me ha tocado el alma
    Te mando millones de besos
    Amalia

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Zarina por tu comentario, sigo leyendo tu blog que me parece maravilloso

    ResponderEliminar