Seguidores

jueves, 25 de febrero de 2010

Conquista*

Llegó la espada
sedienta, ensangrentada
tiñiendo de rojo la arena
resaltando la fuerza del mediocre.
No supo de verguenza
ni de respeto
y arrasó en forma de cruz
la nueva tierra.
Se quedó,
y el brazo del bárbaro
se ensañó con la piel cobre.
La saqueó
la rompió en cuatro pedazos
que se fueron a los puntos cardinales
como aviso de quien manda.
Pero el norte resistió al intruso,
el sur defendió el desierto,
el este tomó su nombre
y el oeste nunca olvidó.
Entonces los cuatro se unieron
en uno solo,
la América de barro y oro,
la tuya, la mía, la de todos.


*Finalista del "XIII Certamen Nacional de Poesía y Narrativa" organizado por la editorial De los Cuatro Vientos (2006).

No hay comentarios:

Publicar un comentario