Seguidores

viernes, 5 de febrero de 2010

América*

Tus venas de Orinoco y Amazonas
torrente de vida y esperanza
llevan consigo el caudaloso sueño,
el mismo que tus vértebras andinas
heladas, prominentes,
parecen decir a cada uno
no te olvides que existes
que existo
en cada aliento o ráfaga del sur

América, te amo,
porque amo a tu gente
la piel cobriza de tu historia
porque mi amada y mi hijo
son hijos de tu tierra.

América, te sueño
libre como Atahualpa Padre
y sueño que mi sueño
se hace sueño en todos
y que cada uno de tus hijos
es ese hambre nuevo
que te abraza.

América,
mi querida América
aborigen en inmigrante
veo a cada una de tus células
unirse en un tejido esencial
en un órgano de vida,
en un cuerpo digno,
soberbio en su humildad de continente
América, ese es mi sueño.


*Poema publicado en la antología de editorial Dunken "La gran Apuesta" año 2005.

1 comentario: