Seguidores

viernes, 27 de septiembre de 2019

Martango


Las luces se quejan de aquello que no dejan de alumbrar
y esa luna prófuga de tu vista
se oculta tras una nube
para que vos, escondida tras una rosa no intentes mirarla
ni atraparla y ni llevarla detenida en tus retinas.

el mar retumba frente a tus oídos con su lamento estéril y constante
nadie escucha su reclamo, y vos te sentís animada con su canto
que ha devorado años, vidas, desconsuelos
sin entender que su entono no es canto sino queja
tal vez un tango inédito que ruge desde el fondo de su garganta
y se lanza como un grito en su oleaje.

vos continuas tu marcha lenta
                marcha perezosa
mientras que la luna, aliviada
vuelve a asomarse tenue.

domingo, 15 de septiembre de 2019

Me cansé de cansarme




Me cansé de cansarme de que ya no me llames
o de que al menos una a una de tus palabras
le digan a mi cuerpo que lo necesitan

me cansé de cansarme de ver que no vienes
sin que exista siquiera la posibilidad de creer
que tus pupilas se posen en mi, aunque sea un momento
lejos de la discordia diaria

me canse de cansarme de creer que sos sincera
o de que al menos pueda esperar algo de vos
en la turbia noche de mi expectativa
que está cansada de ser tal

me cansé de cansarme
creo que eso es todo
pero igual me quedo, aquí en el vacío
tal vez, algún día llegues.

miércoles, 11 de septiembre de 2019

Soledad


Ella espera sola
sentada en el jardín

se confunde con las flores y el verde
de la primavera

solo trinan los pájaros.

domingo, 19 de noviembre de 2017

Teoría poética


No queda más remedio para comenzar un poema

que mirar los ojos de las personas

y buscar en los mismos aquello divagante.



 víctimas de estériles urgencias que

se pierden por el camino [que alumbran tus ojos] con ese mirar inquisitivo

tan urgente, espontáneo y a veces dubitativo que admiran

 la luna,  a esos caracoles que juntábamos en la playa; como así también

aquellos muros donde escribíamos esos nombres que llevábamos en el recuerdo,

o aquellas palabras que vos me decías cuando jóvenes

- cantemos esta canción. escribamos juntos un poema.

y yo te respondía: - no se puede escribir un poema de a dos, la poesía es de uno.

y vos me retrucabas: - el poema es lo que se vive y estamos viviendo cosas juntos.

para que discutirte, si en definitiva vos terminabas teniendo razón.

quizás esas palabras amuradas fueran también poesía

pues nos llevaban a largar algunas lágrimas, ya sean de dolor o de alegría.



pero ¿quién es dueño de la poesía?

tal vez las aves que conquistan en el aire aquello imposible para nosotros

los perros guardianes de su territorio que saben hacernos sentir emociones como

el miedo o el afecto.

los peces en su medio acuoso tan extraño,

o esa luna perdida, rabiosa y siempre motivadora de poetas

o de las orugas que devoran ese verde que tanto amamos,

del autor o del lector

podría ser del gorrión que caga la blanca pared de la catedral

sin ser juzgados ni espantados por su atrevimiento

por aquellos que la habitan

y se esconden para sus suspiros, jadeos y gritos de gozo

que en su ajetreo vertiginoso derrumban imágenes de santos y crucifijos

hasta olvidarse casi de llamar a misa,

y mientras los fieles esperan afuera

ellos lavan sus partes

para hablar luego del sexto mandamiento

y que, por eso, estos últimos, no son dueños de la poesía, por supuesto que no

falsas versiones de lo justo

por eso no es justo que siquiera la nombren.

miércoles, 29 de junio de 2016

Nocturno para Alfonsina



Un farol a lo lejos, le quita preponderancia a la noche.

Mar agitado,
 ruido de olas.

Su último paseo
y su último poema
con letra clara en su cuadernito
para que no pregunten por ella.

Mañana será la cita.
La parca espera
sentada en el trono de Neptuno.

jueves, 26 de mayo de 2016

Almear



hay quienes cuando aman
aman con el alma
entonces almean
al entregar el alma en todos sus fluidos
y así se besan el alma
se lamen el alma
se agitan el alma
se penetran el alma
se sacuden el alma
hasta tener un orgasmo de alma

(otros no almean
solo mean y se van a la oficina)

jueves, 12 de mayo de 2016

Me gustan mis ojos



Me gustan mis ojos cuando se toman un tiempo para contemplarte
para verte desnuda
o incluso también vestida
pues adquieren una chispita que iluminan con su destello
y otras veces también se mojan
con agua de mar convertida en lágrimas
que buscan secarse con tu sol

entonces busco una hoja de papel para llenarlas de palabras cursi
como estas
o te pregunto ¿cómo estás?
aunque ya sé la respuesta

me gustan mis ojos cuando se toman un tiempo para contemplarte
o quizá sea que ellos los que gustan de mí cuando me mirás
porque saben que siento lo mismo que ellos cuando te miran.